Consejos para el cerramiento de la terraza

Con la llegada del otoño, tenemos que despedirnos de los días soleados, del buen tiempo y de las sobremesas. Estás seguro de que no hay más opciones? Quizá ha llegado el instante de que te propongas cerrar la terraza, para poder disfrutar durante más meses de las largas conversaciones, las agradables siestas o bien los ratos de lectura con vistas a la urbe. Si la idea te atrae y quieres conocer ciertos detalles sobre de qué manera hacerlo con seguridad y respetando la normativa, te recomendamos leer estos consejos.

¿Qué ventajas tiene?
El primordial beneficio de cerrar una terraza es ganar metros cuadrados útiles para la casa. Muchos clientes lo hacen porque quieren ampliar la sala de estar, o bien transformar la terraza en un estudio o bien un comedor. Asimismo son usuales los casos en que se quiere terminar con las humedades o bien filtraciones de agua en el piso de abajo. Uno de los primordiales ventajas es que la residencia va a ganar luz natural, especialmente si el cierre es de vidrio. El hecho de que la luz entre más directamente en el interior de la vivienda aportará más luminosidad y calor y, en consecuencia, asimismo apreciarás una reducción notable en la factura.

¿Qué pasos hay que seguir?
Un buen profesional te aconsejará sobre el proyecto que se ajusta mejor a tus necesidades. Además, garantizará una impermeabilización correcta del espacio, un aislamiento térmico conveniente, que las uniones estén bien selladas y la utilización de los mejores productos. Con el tiempo, no hacerlo puede tener consecuencias muy desapacibles. En este sentido, Marta Galdós explica que, «por ejemplo, emplear acero en un apartamento situado en la costa sería un fallo, en tanto que con el tiempo se podría generar la corrosión del material y habría que sustituirlo por otro más conveniente.
Otro quebradero de cabeza que suele ir asociado a esta clase de reformas es el conocimiento de la normativa vigente. Por un lado, está la normativa municipal y, por otra parte, la de la comunidad de vecinos, que no es menos importante. Por norma general hay que presentar al municipio una memoria valorada o bien un proyecto técnico con la dirección de obra, donde se describan detalladamente las alturas, los volúmenes y la afectación de la reforma en la testera. Una vez obtenido el visto bueno local, se va a deber aportar aproximadamente un cuatro por ciento del total del proyecto en término de licencia de obra.

¿Qué materiales me resultan convenientes
En este punto, se deben tener en cuenta varios factores. Uno de ellos es la localización. En dependencia de donde esté situada la casa, habrá que instalar un cierre con variables prestaciones térmicas. Los cierres con vidrio laminado, sin construcción, no ofrecen tanto de aislamiento acústico o térmico, mas permiten disfrutar mejor de las vistas y dan una imagen de mayor trasparencia.
En cuanto a la orientación, si el balcón da al norte, una buena elección sería colocar paños de vidrio tan grandes como sea posible y evitar el cerco. Al contrario, si el balcón está orientado al sur, es importante aislar el espacio lo mejor posible para que no se genere el efecto invernadero cuando el sol toque en la cubierta.
Actualmente hay una tendencia muy extendida entre la mayoría de los clientes: Las solicitudes acostumbran a hacer son las cortinas de cristal , sin perfiles verticales. La particularidad es que son cristales templados a 90 grados y de 10 milímetros de espesor, que tienen la enorme ventaja de que no rompen la estética de las testeras, no tapan las vistas y se pueden abrir al cien por cien. Además de esto, muchos municipios dejan instalarlos sin inconvenientes. En invierno, este género de vidrio ofrece una ventaja adicional: aísla muy bien la vivienda y mantiene la temperatura del resto de la casa.
Otra tendencia son las vidrieras en terrazas de grandes dimensiones. Hay que tomar en consideración, no obstante, que estos espacios están expuestos a muchos cambios de temperatura, a la lluvia, al salitre ..., y por eso es importante emplear en ello materiales de buena calidad. Para conseguir un buen aislamiento térmico, hay que utilizar siempre y en todo momento perfiles con rotura de puente térmico y vidrio doble. En el mercado asimismo hay vidrios de baja emisividad que mejoran las condiciones térmicas del interior.
Escatimar en este punto carece de sentido. Instalar perfiles económicos te puede pasar factura a medio o largo plazo, para que no aíslan bien y podría haber pequeñas fugas de calor. Esto te obligaría a mudarlos, lo que significaría una doble inversión.